“Playero” tiene miedo y no sabe quién le quiso matar

“Playero” tiene miedo y no sabe quién le quiso matar

Arnaldo Jeremías Martins Recalde, alias “Playero” quien se salvó de un atentado, dijo que desconoce quién ordenó el ataque. Indicó que aunque trabajó para Jarvis Chimenes Pavão, descartó que ese sea el motivo. Este sujeto es apuntado como el supuesto conductor de la camioneta que participó del atentado contra el entonces senador Robert Acevedo.
Martins pidió que no se le tomen fotografías debido a que está con la cabeza totalmente vendada, como derivación del atentado que sufrió el 1 de octubre último al llegar a su casa ubicada en la calle Facundo Machaín casi R.I. 18 Pitiantuta, Asunción.

Explicó que eran las 14:30 de ese día cuando ingresaba a su residencia a bordo de una camioneta, ocasión en que le impactaron de refilón dos proyectiles, desde atrás, de un total de 17 disparos de pistola cuyos rastros quedaron en su vehículo, en tanto que otros 10 proyectiles dieron blanco en la pared.

Martins indicó que ese día regresó de Camboriú, Brasil, y que solo su esposa sabía que retornaba a la casa.

Pero refirió que al ingresar al país por Ciudad del Este se detuvo en dos ocasiones, primero para realizar sus trámites de documentaciones y luego en un shopping de Alto Paraná, con el fin de realizar compra de equipos de estética, debido a que tenía proyectado establecer un negocio familiar. Sospecha que en esos lugares alguien lo vio y pasó el dato de su retorno; empero, admitió que era apenas una sospecha.

Luego fue enfático en señalar que no dijo a los investigadores que un tal Levi Adriani Felicio, una persona a quien la Policía conecta con el PCC, fue el que ordenó el atentado.

“Yo nunca dije eso, no lo conozco, sé que es de Pedro Juan Caballero porque yo también soy de ahí, pero nunca me reuní con él”, puntualizó. Asimismo, refirió que trabajó para Pavão, específicamente para una cantera de su propiedad, pero que ya no tuvo más contacto con él desde que fue extraditado al Brasil, a fines de 2018.

Reconoció que fue detenido el 9 de septiembre cuando mataron en Pedro Juan a Gustavo Alvarenga Cardozo, alias Comandante, quien organizaba los vuelos con el cargamento de estupefacientes hacia el Brasil, para lo cual contrataba a los pilotos. Alvarenga era uno de los hombres fuertes de Jarvis.

“Cuando dejé la cantera yo fui a trabajar para él en su ferretería”, señaló.

Indicó que el día del atentado recibió el llamado de la esposa de Alvarenga, quien le contó lo ocurrido con él y de inmediato fue hasta el hospital. Martins expresó que al llegar al centro asistencial los policías vieron que estaba con un arma y lo detuvieron.

“Me acusaron y me presentaron ante la prensa como uno de los sicarios, pero después me liberaron porque yo tenía el registro para portar armas y no tenía nada que ver con el atentado”, dijo.

Descartó también que sean miembros del PCC los que lo atacaron el pasado martes. “Este ataque fue hecho a las apuradas, no fue una cuestión organizada”.

Admitió que teme por su seguridad y añadió que no quiere tener problemas con nadie. Para avalar sus manifestaciones entregó una copia de su declaración ante el fiscal Federico Leguizamón, en donde solamente relata lo ocurrido en el atentado y no cita nombre alguno

Posts Relacionados

Facebook Comments